El saludo más callejero entre un gato y su dueño que ha dejado boquiabierta a la Red