Una mujer de 60 años nada rodeada de orcas, las ballenas asesinas, en Nueva Zelanda