La dramática escena que se encontró un buceador en Bali (Indonesia)