Somos monógamos por miedo a las enfermedades y a la presión social