La mano humana ha cambiado menos que la de los chimpancé en seis millones de años