Momentos de angustia cuando la jaula se rompe y entra... ¡un tiburón!