La violencia del tiempo está alterando patrones y clichés