La mujer asesinada en Bilbao tampoco tuvo protección