El viento juega una mala pasada a algunos invitados de la boda de Eugenia de York