Las puertas de los colegios, un caos y un peligro para los niños