Prisión permanente revisable, aplicaciones con datos de violadores: la polémica está abierta