El peor campo de refugiados del mundo: "Es un infierno"