La pesadilla de los narcopisos en Barcelona se extiende más allá del barrio del Raval