La música no cura enfermedades pero casi