¿Existe el mono de móvil? Los jóvenes de EEUU ya lo tienen y quieren desengancharse