El Monasterio de Santa María de Huerta, destrozado por las inundaciones