“La cuenca natural de Sant Llorenç parece diseñada a propósito para provocar una inundación”