Una menor guipuzcoana estuvo a punto de caer en las redes de la secta peruana que captó a Patricia Aguilar