Las mafias de la mendicidad utilizan a perros drogados para pedir dinero