Tras la tragedia de Mallorca, los damnificados tendrán que reclamar a los seguros