"Nuestra obsesión era encontrar a Gabriel con vida"