La nieve sepulta carreteras y negocios en la parte alta de Sierra Nevada