Los agresores de la salvaje paliza a Germán, joven de Gijón, no actuaban por primera vez