Una fuga de monóxido de carbono en la calefacción, posible causa de la muerte del español en un hotel de Londres