Los vecinos ya advertían de que el accidente en O Marisquiño podía pasar: “Tenía muy mala pinta”