Atraco de película: a tiros en una joyería de Castelldefels, Barcelona