Queridos políticos, ¡es el Día Mundial del agua!