Un gran desastre medioambiental podría estar escondido en tu armario