El conductor del autobús siniestrado en Avilés sufrió un desvanecimiento y perdió el control