La madre de las niñas asesinadas en Castellón había denunciado pero le denegaron la protección