La asesinada presuntamente por su expareja en Burgos recibió una paliza tan grande que los médicos no pudieron salvarla