2018, el año sin canción del verano