Un estudio revela que compartimos genes con nuestros amigos