La ola de frío en Estados Unidos podría dejar temperaturas más bajas que en Marte