Pagar por las bolsas sí funciona: hay menos plástico en el mar