El cadáver de Laia, la menor presuntamente asesinada en Vilanova, estaba bajo una cama