Un adicto a los videojuegos jugaba "15 horas diarias" sin salir de su habitación