¿Se saltó Macron el protocolo?