La tecnología, al servicio de los ladrones para robar viviendas