Las inundaciones obligan a varias provincias a activar la alerta naranja