El juicio contra el Chapo Guzmán pone a Nueva York en alerta máxima de seguridad