Trabajan sin descanso para dar con más supervivientes bajo los escombros del Puente de Génova