Cerca de 400 personas han muerto en Indonesia tras dos fuertes terremotos y un tsunami