El asesino confeso de Pioz reconstruye el macabro crimen