Cinco muertos, incluyendo un policía, tras un atentado en el corazón de Londres