El pacifismo de Sánchez pone en pie de guerra a los trabajadores andaluces