El independentismo hace saltar por los aires su mayoría en el Parlament