El imán de Ripoll pudo estar en contacto con condenados del 11M