El cuento de hadas de Cristina de Borbón acaba en pesadilla