Escrache de católicos indignados en la casa de Rouco Valera